HOY VAMOS A: LA COVA FUMADA (Barceloneta)

Ago 6, 2020 | 0 Comentarios

Dónde comemos?

HOY VAMOS A: LA COVA FUMADA (Barceloneta)

Ago 6, 2020 | 0 Comentarios

Dónde comemos?

5
(1)

Auténtico y único, este bar/restaurante que ya es parte de la vida e historia del barrio es el lugar perfecto para disfrutar de sabores intensos, de una “bomba” legendaria y del mejor ambiente, que no te hace dudar de que has llegado a la Barceloneta.

Hay un detalle de La Cova Fumada que dice todo sobre ellos: en su fachada, a diferencia de todos los bares y restaurantes que uno puede salir a buscar, no hay ningún cartel.

Nada de letras coloridas y llamativas que nos digan qué ocurre ahí dentro. Nada que indique que ahí, detrás de esas puertas de aspecto antiguo y madera pintada de marrón oscuro, está la famosa Cova Fumada.

Y es que, sencillamente, no lo necesitan.

Los que viven en el barrio, saben perfectamente dónde está. Y los que vienen de más lejos, si la conocen es porque alguien les hizo llegar el dato, alguien los llevó o se los recomendó. Y con eso ya es suficiente. 

Acómodese donde pueda

La Cova Fumada se llena de gente, siempre.

Vecinos del barrio, de toda la vida, que desayunan o almuerzan aquí. Barceloneses que saben que una visita a la Cova es plan que hay que repetir más de una vez en la vida. Y turistas, de todos los rincones, que se enteran que aquí se esconde una joya gastronómica y llena de historia.

Nadie se lo quiere perder. Así que si es necesario (especialmente si se llega después de las 13hs.), se hace fila y se espera afuera, hasta que se libere alguna mesa (o espacio) que nos permita entrar y disfrutar de unas buenas tapas, acompañadas de una cerveza fría, o un vino de la casa.

El lugar es pequeño.  

Muy pequeño. Una barra a la izquierda, donde siempre hay más de uno que, en lugar de esperar una mesa, disfruta de su bebida y comida ahí mismo. También a la izquierda, pero un poco más arriba, los barriles de vino. 

Luego las mesas, ésas de mármol y patas de hierro que ya son un pequeño viaje en el tiempo, se reparten en los pocos metros cuadrados del salón. Que permite tan pocos asientos que sólo llegando a las 11 de la mañana, puede uno (quizás) elegir dónde sentarse. Más tarde, simplemente se agradece haber encontrado un lugar que ocupar.

Incluso, se puede llegar a compartir la mesa con otros, si es necesario. Es más: aunque tengas una mesa para vos sólo, están tan cerca unas de otras que se tiene la sensación de formar parte de una gran comida familiar.

Y finalmente, a la derecha del local, el lugar donde la magia ocurre: la cocina y sus fuegos.

Abierta al salón, es tan pequeña como el resto del lugar. Pero no se detiene nunca. Es un ir y venir de platos e inunda todo de los mejores aromas posibles. Es casi hipnotizante verlos trabajar al ritmo que lo hacen, porque una vez que La Cova Fumada abre sus puertas, los pedidos no dejan de llegar. Y sus platos, no paran de salir.

El origen del nombre

De esa cocina le viene el nombre a este lugar ya mítico de la Barceloneta; al parecer hubo un tiempo en que no había suficiente ventilación. Por eso que esta antigua bodega, llamada con cariño “cueva”, se encontrase casi siempre llena de humo…es decir, “fumada”.

Y de ese bautizo ya han pasado más de 75 años.

Tres generaciones de una misma familia han mantenido viva la historia y la vida de la Cova. Es muy poco lo que ha cambiado desde sus inicios: la barra de mármol, las viejas puertas y hasta la pizarra donde se pueden leer las propuestas del menú siguen estando tan presentes como su gente.

Estas paredes están a años luz del glamour y del “diseño”: aquí lo que vale es lo verdadero, lo auténtico, lo que cuenta el paso del tiempo. La esencia se ha mantenido inalterable y se agradece.

Ir a la Cova es sentirse parte de algo más grande: de la historia de un barrio, de la vida de sus gentes, siempre disfrutando de esos mismos sabores, porque son los que nunca fallan.

En 1944 este negocio familiar abrió sus puertas. La Barceloneta con su identidad de mar y pescadores fue el marco perfecto para este bar de tapas que haría de los pescados y mariscos bien frescos los protagonistas de su carta. Pero sin dudas, la gran estrella es la “bomba”. 

La (famosa) Bomba

Fue María, la abuela de los hoy dueños de la Cova, la genial creadora de esta delicia que, con el tiempo, intentó replicarse en más de un lugar. Pero hay que decirlo: la bomba de la Cova Fumada es única, porque entre el puré de patata, el relleno de carne y sus dos salsas (alioli y una roja bastante picante) se esconde un ingrediente secreto que ni la CIA podría desentrañar.

Cuenta la leyenda que fue un vecino del barrio, Enric, el que le dio el nombre sin quererlo. Al probar este manjar exclamó: “Esto es la bomba!”. Y lo demás, es historia.

Hoy, los hermanos Josep María y Magí Solé, llevan adelante esta herencia de familia: el primero, recibe en la puerta a los clientes y se encarga de llevar adelante la lista de espera. Atento en su trabajo, nunca olvida a nadie y hace malabares para encontrarle un lugar a todos. Magí, por su parte, ocupa su lugar en la cocina junto a la madre de ambos, Palmira, y su hijo Guillem

El resto del personal es siempre el mismo. Uno tiene la sensación de que si alguno de ellos faltara, la Cova no sería la misma. Todos son piezas fundamentales de un engranaje que funciona a la perfección.

Insistimos: el ritmo en este lugar es de no parar. Entre el bullicio de las mesas, no sabemos cómo, pero ellos logran sacar cada plato, encontrar un espacio para un nuevo comensal, servirte tu copa y todo, a una velocidad que más de un restaurante de comida rápida envidiaría. 

Qué comemos?

La pregunta en realidad debería ser: que NO comemos? Porque todo está tan bueno que uno quiere pedir la pizarra entera. Pero hay que controlarse. Igual, siempre se puede volver.

Ya hablamos de la bomba: así que sería pecado mortal no pedirla. 

Seguimos por los pescados y mariscos: el bacalao con su salsa de tomate es la gloria; el pulpo marinado tiene uno de los sabores más intensos y deliciosos que hayamos probado y el calamar a la plancha, con el ajo y el perejil, siempre nos tienta con su exterior dorado y crocante y tan tierno a la vez.

Si estos no te convencen, también hay mejillones a la marinera, calamar encebollado, gambas, navajas, buñuelos de bacalao… todo fresco y delicioso.

Dejando de lado los productos de mar, siempre vale una ensalada (la rusa o la de tomates y cebollas) o los garbanzos con morcilla que son un golazo.

Para beber, es sencillo: cerveza o vino (tinto o blanco) de la casa. Este último, servido en jarra y algo frío, por lo poderoso, convoca siempre a una buena y reparadora siesta.

Las raciones no son gigantes pero están a buen precio. La idea es que puedas probar un poco de todo. La premisa siempre es esta: cocina popular a precio popular. En todo caso, la cuenta final dependerá de tu capacidad de control para no pedirte todo lo que hay.

En nuestra vida barcelonesa, la Cova Fumada es ese lugar al que siempre queremos volver. Y siempre lo hacemos. Sobre todo con amigos.

Tiene ese poder maravilloso de hacernos quedar bien, cada vez. De hecho, con algunos se ha convertido en ritual y visita obligada cada año que vienen a Barcelona. No se pueden volver a casa sin que haya un almuerzo en la Cova Fumada. Y si podemos, repetimos.

Todo es alegría y esa sensación increíble de que se está viviendo lo bueno de la vida. 

Tip: si  bien te dejamos a continuación los horarios, te dejamos este dato importante. Si querés asegurarte entrar a la Cova, el horario ideal es alrededor de las 12hs. Ya después de las 13hs, no hay más opción que la lista de espera. Y asegurate de esta anotado: cuando a las 15hs se cierran las puertas, el que no está en la lista ya no entra.

Muy cerca de La Cova Fumada están las playas de Barceloneta enterate de la historia y datos curiosos de estas playas en este artículo.

No dejes de visitarlos en:

LA COVA FUMADA

Carrer del Baluard 56, Barrio de la Barceloneta

Teléfono 932 21 40 61

Horario: De lunes a viernes, de 09:00h a 15:00h.

Jueves y viernes también de 18:00h a 20:00h.

Sábados de 09:00h a 13:00h.

Link: Web / Instagram / Facebook

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

HOY VAMOS A: CASA LÓPEZ (Gràcia) 5 (2)

HOY VAMOS A: CASA LÓPEZ (Gràcia) 5 (2)

Entre las calles del barrio de Gràcia que hacen homenaje a piedras preciosas, se encuentra Casa López: una joyita del tapeo, de raciones abundantes al mejor precio y con identidad de barrio. https://youtu.be/_tXrgJadMpQ Casa López es uno de esos lugares a los que...

HOY VAMOS A: HOFMANN PASTELERÍA (Barrio del Born) 5 (2)

HOY VAMOS A: HOFMANN PASTELERÍA (Barrio del Born) 5 (2)

Pastelería reconocida, croissants premiados, una presentación impecable y todo a metros de uno de los paseos más bonitos e icónicos de la ciudad, el Passeig del Born. Hofmann es parada obligada para todo aquel que ame los dulces. Y para los que no, puede que también....

Qué te pareció lo que te contamos hoy?

Qué te pareció lo que te contamos hoy?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Para compartir! To Share!

Ayudanos compartiendo este artículo en tus redes sociales. Help us by sharing this article on your social networks.