Cómo nacen las tapas. Las tapas en Barcelona.

May 26, 2020 | 2 Comentarios

Bareto Barato

Cómo nacen las tapas. Las tapas en Barcelona.

May 26, 2020 | 2 Comentarios

Baretos baratos

4.7
(3)

España es reconocida en el mundo por el flamenco, los toros, las paellas y las tapas (y Barcelona en este último punto no escapa a la regla). Pero sabemos muy bien que esta es una mirada muy limitada de la realidad: España es mucho más rica y diversa que sólo estos cuatro elementos. En un país de poco más de 505 mil kilómetros cuadrados conviven tradiciones, lenguas, identidades y culturas diversas que hacen mucho más rica la experiencia de conocer la verdadera España. 

Pero de uno de los elementos que la conforman, sí podemos decir que es un bien nacional: las tapas.

Salir o ir de tapas es una costumbre tan española que atraviesa al país en cualquier dirección. Obviamente, hay diferencias según las regiones. No se vive de la misma forma en todos lados y, por supuesto, las tapas en Barcelona tienen sus características… pero ya llegaremos a eso.

Empecemos primero por definir qué es una tapa. Porque si bien todo el que visita este país viene buscando “comer tapas”, muchas veces pasa que no se sabe a ciencia cierta exactamente qué es.

Bueno, es muy sencillo: la tapa es un aperitivo que acompaña a la bebida, que puede ser alcohólica o no. Este aperitivo puede ir desde unas olivas, una loncha de jamón o una cuña de queso hasta algún platito de patatas o croquetas para compartir.

La acción de ir a un bar, pedir una copa que vendrá acompañada de una tapa, dejar ese bar e ir al siguiente para repetir con otra copa y otra tapa, y así en continuado hasta que te canses (o te hayas pasado de copas, lo que pase primero), es básicamente “ir de tapas”.

Una costumbre más que arraigada y que muchos locales disfrutan con amigos o familia. También es una buena manera de conocer gente y salir a comer sin gastar demasiado.

¿Por qué el nombre “tapa”?

Para rastrear el origen de las tapas y de su nombre hay que viajar en el tiempo. ¿Pero cuánto hay que retroceder? Eso no está tan claro, porque el origen tiene tantas versiones que podemos ubicarlo tanto en el siglo XIII, como el XVI o el XIX. Y la realidad es que la aparición de la palabra “tapa” en su sentido culinario en el Diccionario de la RAE fue recién durante el siglo XX.

El concepto moderno de tapa es probable que haya nacido a partir de la escasez de comida, luego de la Guerra Civil Española, pero eso no niega que hayan formado parte de la historia gastronómica de estas tierras a lo largo de los siglos, mucho antes del siglo pasado. 

A través de la tradición oral nos han llegado distintas historias que nos cuentan el nacimiento de la tapa y que ya forman parte de la cultura popular.

La primera tiene lugar en pleno siglo XIII. El rey de Castilla, Alfonso X el Sabio (no, no era un X-Men), pasaba por una dolencia que debía ser tratada a base de sorbos de vino (suena mucho mejor que tomar pastillas, no?). La cuestión es que, para evitar los efectos del alcohol, el rey tomaba pequeños bocados acompañando la bebida. El tratamiento tuvo resultados positivos y, ya recuperado, Alfonso X dispuso que en todos los mesones de su reino se sirviese el vino con una pequeña ración de comida. Una ración que ayudaba a “tapar” los efectos del vino en los consumidores. 

Otra versión del nacimiento de la tapa

Versión número dos: ahora es el turno de los Reyes Católicos, los famosos Fernando de Aragón e Isabel de Castilla.

En tiempos de sus reinados, un problema que se repetía era el de los carreteros que chocaban o generaban variedad de incidentes a la salida de las tabernas por haber bebido un poco de más. Como medida para evitar estos incordios, se obligó a los taberneros a servir con el vino o la cerveza una tapa. ¿Por qué el nombre? Porque esa pequeña porción de queso, jamón o lo que fuese debía servirse en un plato pequeño que tapara la boca del vaso. El cliente debía primero comerse la “tapa”, para luego destapar su vaso y beber su contenido, ya sin tener el estómago vacío. 

No hay dos sin tres

La siguiente versión se atribuye, con algunas variantes, a dos reyes separados casi por cuatro siglos. Ambas tienen lugar en Cádiz y relatan situaciones muy similares.

La historia más antigua tiene como protagonista, otra vez, a Fernando de Aragón. En su viaje, se detuvo con la reina Isabel en un parador. Había mucho viento ese día, “viento de levante”, y el rey pidió que su copa fuera cubierta con una loncha de algún embutido para que la arena no entrara en su vaso. El tabernero lo tapó con queso y al entregárselo al rey dijo: “Aquí tiene su tapa, majestad”. Y, ala! La tapa fue creada.

Sin embargo, otra historia que da vueltas por ahí, cuenta algo muy parecido pero con el rey Alfonso XIII, a fines del siglo XIX. El escenario es de nuevo, Cádiz. Parece que el rey quiso tomarse un vino de jerez y se detuvo con su séquito en un mesón (alguna versión dice que ese mesón aún existe y es el “Ventorrillo del Chato”). Los vientos gaditanos volvieron a hacer acto de presencia, pero esta vez fue el tabernero que tuvo solito, solito, la idea de tapar la copa para evitar que entrara arena o polvo. Usó una loncha de jamón y entregó la bebida “tapada” al rey. Alfonso XIII gustó tanto de la idea, que se comió la tapa y repitió el pedido. 

Todas estas historias son leyendas. Pero todas coinciden en que la tapa surge como necesidad de cubrir la bebida o en que es una ayuda para el consumo de alcohol. Lo más curioso es que en todas ellas, los reyes son los protagonistas y los que validan su existencia.

Basta de leyendas

La realidad es que ya en el siglo XVIII hay registros del uso de pan duro o pequeños platos con comida para tapar los vasos. Y muy probablemente, esta práctica tenía que ver con una suerte de “higiene”: al hacerlo se protegía a la bebida del polvo o de insectos.

Otro origen práctico de la tapa tiene que ver con los intereses de los taberneros. Al poner un aperitivo salado junto a la bebida, el cliente seguramente se tomaría otra bebida para saciar la sed.

Sea cual sea nacimiento, tan difícil de rastrear en el tiempo, hoy la “tapa” es identitaria. 

De aquellas primeras lonchas de embutidos o quesos, hoy en día podemos disfrutar también de tapas calientes que incluyen tortillas, croquetas o calamares a la romana.  

Y admiten cualquier escenario: desde tabernas o bares más pequeños o tradicionales, pasando por la alta cocina hasta llegar a banquetes de la corte española.

Si estás en España, tapear es casi una obligación. Deliciosa obligación.

De tapas por Barcelona

En algunas zonas, como Almería o Granada, la tapa es gratuita. Al pedir tu copa, te ponen siempre alguna tapa para degustar. Solo pagas la bebida y, podríamos decir, se come gratis!

Pero aquí en Barcelona (y para el caso, en Catalunya), esta no es la regla para las tapas. Hay muy pocos lugares donde esto ocurra. En general, uno va a un bar, pide su copa y alguna tapa para compartir, que tiene su precio, por supuesto. 

Y otro detalle. En Madrid, por ejemplo, el ritual de “ir de tapas” se cumple al pie de la letra: un bar, copa y tapa; se sigue a otro bar, con su respectiva copa y su tapa.. y así hasta que se acaben los bares… o el dinero… o los amigos que invitan cuando se acabó el dinero.

Pero por la ciudad condal esto no es taaan exacto. Cuando quedamos con amigos para comer tapas, solemos ir a un bar o taberna que nos guste, y ahí mismo bebemos y comemos todo lo que querramos. Se podría decir que es un poco más “sedentario”: se pierde un poco la vida itinerante del tapeo. 

Recorrer España “tapeando” puede ser una experiencia muy gratificante. En cada rincón podrás descubrir una manera diferente de “tapear”, pero también es la mejor excusa para conocer a su gente, su cultura, los productos de su tierra, disfrutando de sabores increíbles. Y siempre, a muy buen precio. Entonces, nos vamos de tapas?

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.7 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

HOY VAMOS A: EL CUINER DE DAMASC (Barrio Gótico) 0 (0)

HOY VAMOS A: EL CUINER DE DAMASC (Barrio Gótico) 0 (0)

A metros de las oficinas del Ayuntamiento de Barcelona, detrás de unas puertas de madera llenas de Street art, se encuentra El Cuiner de Damasc (Carrer dels Templers 2), reconocido en toda Barcelona como el lugar donde se sirven los mejores shawarmas. Productos...

HOY VAMOS A: BO DE B (Barrio Gótico) 0 (0)

HOY VAMOS A: BO DE B (Barrio Gótico) 0 (0)

Uno de los mejores bocadillos de Barcelona, a un precio súper barato y en una ubicación ideal para el que pasea por Barcelona, sea turista o local. Un “bareto barato” para tener en cuenta, cuando hay poco tiempo, pocos billetes en la cartera y mucho hambre....

Qué te pareció lo que te contamos hoy?

Qué te pareció lo que te contamos hoy?

2 Comentarios

  1. MARIA

    Interesamte, no sabia sus origines Gracias M00S !!!

    Responder
    • admin

      María gracias por escribirnos.
      Seguiremos subiendo material con datos interesantes sobre la ciudad.
      Saludos!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Para compartir! To Share!

Ayudanos compartiendo este artículo en tus redes sociales. Help us by sharing this article on your social networks.